Cómo usar el color rosa en el dormitorio infantil sin caer en la cursilería

18.10.2017

El rosa es un color habitual para decorar habitaciones de niños, sobre todo en las niñas. Muchos padres, con el fin de no caer en el estereotipo, apuestan por decorar la habitación de sus pequeños en colores neutros, es decir, ni celeste para los niños ni rosa para las niñas. Otros en cambio sí eligen el color rosa, para ellos o para ellas, pero lo hacen de un modo sutil para no caer en la cursilería.

A continuación os ofrecemos algunos consejos para que el color rosa combinado con otros colores ofrezca un resultado satisfactorio en el dormitorio infantil.

Combinar el rosa con el blanco como color secundario

A la pregunta de cómo usar el rosa para que no quede totalmente cursi en el dormitorio infantil, una respuesta posible es combinar este color con el blanco como color secundario. El blanco para fundas de cama y mobiliario y toques e color rosa en lámparas, mesitas o cojines. De ese modo conseguimos un espacio fresco  y alegre.

Rosa y azul serenity

En al año 2016, los colores rosa y azul serenity fueron tonalidades destacadas según el Instituto del Color Pantone. Aún vigentes en 2017, si se combinan ambos colores es una buena vía si dudamos sobre cómo usar el color rosa. Esta combinación ayuda a crear un dormitorio luminoso, relajado y cálido. En este caso el rosa deberíamos reservarlo para las paredes y el azul para las piezas de almacenaje.

Añade toques de color al blanco y al negro

Para conseguir un estilo nórdico en los dormitorios infantiles y que no queden aburridos, una opción pasa por añadir detalles en rosa palo. No es difícil, con un motivo en la pared sencillo que tú mismo puedes pintar y eso sí, siempre sobre un fondo neutro.

Especies de Espacios

Cómo usar el color rosa en el dormitorio infantil sin caer en la cursilería